martes, 4 de noviembre de 2014

Siete Tips para ser felices

1. Enfócate en lo bueno

El Libro de Mormón enseña: "La maldad nunca fue felicidad" (Alma 41:10). Tú no puedes hacer lo malo y sentirte bien.
La actitud mental positiva es nuestro amuleto de la buena suerte, en otras palabras de la felicidad.

2. Enamórate de alguien que no te haga pensar que el amor es duro

 Empieza cada día con un corazón agradecido


El apóstol Pablo enseñó: "El amor es es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, la cariño se jacta, no se envanece; 
 no se comporta indebidamente, no busca lo suyo, no se irrita, no piensa el mal; no se regocija en la maldad, sino que se regocija en la verdad;  todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.  El amor nunca deja de ser." 
(1 Corintios 13;4-8)

El amor es lo más hermoso que hay cuando emana de ti y cuando lo recibes. Eres completamente feliz al amar y al ser amada o amado.

3. Sé el brillo de alguien cuyo cielo es gris
Muestra una sonrisa sincera a alguien en la calle, da un roce de piel a tu pareja, da ánimos a alguien presa de la desesperación, aprende a escuchar a alguien que te cuenta sus problemas sin interrumpirle para darle consejos o para juzgarle. Cántale a alguien una canción así no tengas tan buena voz. Irradia tu belleza, irradia felicidad.

4. Practica la gratitud

Una de las claves para recibir bendiciones es la gratitud. Cuando ores a Dios, un día no le pidas nada, sólo agradécele; agradece a tus padres, a tus hijos, a tu pareja por su amor, su servicio, su grata compañía. Sé agradecido a tus compañeros de trabajo, a la gente de tu barrio, y notarás que aumentará tu nivel de felicidad en tu vida.

5. Practica más la generosidad

Más feliz te sientes cuando das que cuando recibes. Puedes dar a alguien cosas materiales para ayudarle a satisfacer sus necesidades, sin embargo, lo más valioso que puedes dar es tu tiempo y energías a alguien, porque cuando te pierdes al servicio de los demás, al servicio de una causa digna y noble te encuentras a ti mismo o misma y eres feliz.

6. Trázate metas

Empiezan a ocurrir cosas mágicas en tu vida cuando te comprometes a lograr un objetivo, una meta. Te llenas de entusiasmo, el optimismo corre por tus venas y te transformas en una mejor persona, y en ese proceso eres más feliz. Y la sensación de sentirte más capaz, más inteligente, más fuerte al alcanzar tu objetivo te otorga un valor agregado a tu felicidad, más no es la esencia de tu felicidad.

7. Vive sanamente
Bebe entre uno o dos litros de agua cada día para una mejor circulación de la sangre, una mejor digestión, una piel más hidratada.
Duerme entre 6 y 8 horas al día para que te funcione bien tu cerebro y todo tu sistema nervioso; haz ejercicios regularmente para mejorar tus funciones musculo-esqueléticos, y tu funcionamiento cardiovascular, respiratorio y nervioso.
Procura llevar una alimentación balanceada: Consume proteínas, vitaminas, minerales, hidratos de Carbono, bien repartidos a lo largo del día. Recuerda el consejo de Hipócrates: "Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina tu alimento."Es muy difícil estar enfermo y ser feliz. Viviendo sanamente serás más feliz, te lo aseguro.




No hay comentarios:

Publicar un comentario